jueves, 19 de abril de 2007

Cho Seung Hui

El surcoreano Cho Seung Hui, autor de la matanza de Blacksburg, envió a la cadena NBC, entre tiroteo y tiroteo, varios vídeos e imágenes y un mensaje de sí mismo portando armas y un manifiesto lleno de odio y agresividad que ataca el cristianismo, lleno de obscenidades sobre los ricos y sus "necesidades hedonistas".

Cho Seung Hui

Todo esto lo hizo después de matar a las primeras dos personas y antes de acometer el baño de sangre y suicidarse.
El coronel Steve Flaherty, superintendente de la Policía estatal, explica que "puede ser un componente clave" para la investigación, aunque no hay ninguna imagen sobre los hechos. "En estos momentos estamos analizando y evaluando sus palabras", añade. Según explica el presidente de la NBC, Steve Capus, el paquete lo recibieron el pasado martes por la tarde, sin que constara un destinatario concreto. Sin embargo, no fue abierto hasta el miércoles por la mañana y la cadena "envió inmediatamente el material al FBI".
De acuerdo a la NBC, el sello del paquete indica que la hora a la que fue enviado el material se sitúa entre las dos horas que transcurrieron entre el primer y el segundo tiroteo, lo que podría explicar qué hizo Cho Seung Hui en ese lapso de tiempo. Las imágenes -algunas de las cuales ya han sido difundidas por la cadena- muestran al joven de 23 años portando armas, con las que en ocasiones se apunta a la cabeza o a la cámara.

Cho Seung Hui

También se escucha al joven asegurar que "no quería hacer lo que hizo" y que "ustedes tuvieron millones de oportunidades y medios para evitar lo de hoy". Además, defiende que "decidieron derramar mi sangre, me arrinconaron y me dieron una sola opción" y añade que "la decisión fue suya, ahora tienen las manos manchadas de sangre y nunca podrán lavárselas".
El manifiesto que acompaña las imágenes y fotografías es agresivo y, en ocasiones, incoherente, y "muy inquietante", según describe Capus, quien precisa que aunque no se dirige a nadie, ataca el hedonismo, el cristianismo y se refiere a su odio hacia los ricos.