miércoles, 7 de mayo de 2008

A un hombre le crece un dedo cercenado gracias a un polvillo

(Con polvillo me refiero a esa sustancia sólida molida en partículas muy pequeñas, no a lo otro. ¿Y servirá ese polvillo para hacer crecer otras partes anatómicas no necesariamente cercenadas pero si algo menguadas? Como diría Jack el destripador, vayamos por partes.)
Resulta que unos científicos estadounidenses han conseguido hacer crecer el dedo de un hombre de 69 años utilizando un polvo experimental. Cuatro semanas después de que Lee Spievack se cortase en rodajas más de un centímetro de dedo, dice haber recuperado toda su longitud y su apariencia original.

Lee Spievack

El hombre, que trabaja en un centro comercial, apuntó accidentalmente hacia el modelo de un avión de hélices, y así fue como se lo rebanó. La hélice le arrancó la punta hasta el hueso, casi centímetro y medio.
El secreto de esta regeneración está supuestamente en un polvo a base de colágeno que se emplea normalmente para que los caballos de carreras regeneren los ligamentos dañados. No ha sido, pues, un transplante. A él le gusta llamarlo el "polvo mágico".
El hermano de Spievak, Alan, quien estaba trabajando en el campo de la medicina regenerativa le envió el polvo. Durante diez días Spievak lo usó en su dedo. "La segunda vez que me lo puse ya podía ver cómo estaba creciendo. Cada día crecía más. Finalmente se cerró y era un dedo". "Llevó cerca de cuatro semanas para cerrarse completamente". Ahora dice que tiene en el dedo "sensación total y movimiento total".
El "polvo mágico" proviene de la Universidad de Pittsburgh, aunque el laboratorio del doctor Stephen Badylak prefiere llamarlo "matriz extra celular". El innovador proceso que ha estado desarrollando en los últimos tiempos incluye raspar las células de las paredes de una vejiga de cerdo. El tejido que queda se coloca después en ácido, se le limpia de todas las células y se pone a secar. Puede convertirse en láminas o en un polvo. Parece un proceso simple pero, por supuesto, es complejo científicamente. "Hay toda clase de señales en el organismo", explica el doctor Badylak. "Tenemos señales que son buenas para formar cicatrices y otras que son buenas para regenerar tejidos". "Una forma de pensar en estas matrices es que hemos sacado muchos de los estímulos para la formación de tejidos de cicatrices y dejamos aquellas señales que siempre estuvieron ahí para remodelaciones constructivas". En otras palabras, los científicos creen que cuando la matriz extra celular se coloca en la herida, estimula el crecimiento de las células y no la cicatrización. Si pueden perfeccionar la técnica, esto podría significar que algún día pudiesen reparar no sólo un dedo cercenado, sino uno que esté quemado o incluso órganos dañados.
Los científicos esperan hacer pronto una prueba en Buenos Aires (Argentina) con una mujer que tiene cáncer en el esófago. En esos casos el procedimiento normal tiene muchas veces consecuencias letales. Los médicos eliminan la parte cancerosa e intentar estirar las paredes del estómago hacia arriba hasta encontrarse con el esófago recortado. En la prueba colocarán la matriz extra celular dentro del organismo en el lugar donde se elimina la parte del esófago con la esperanza de estimular las células a su alrededor para hacer crecer nuevamente la porción que falta.
¿Entonces, se podría lograr que las extremidades vuelvan a crecer? El doctor Badylak se muestra cauteloso, pero considera que la tecnología es potencialmente revolucionaria. "Creo que en menos de diez años tendremos estrategias que permitirán que los huesos vuelvan a crecer y provoquen el crecimiento de tejido funcional alrededor de esos huesos. Y eso es un paso principal hacia lograr que se pueda hacer la extremidad completa". Esa posibilidad ha provocado el interés de las fuerzas militares estadounidenses, que están a punto de comenzar ensayos para lograr que vuelvan a crecer las partes de los dedos de soldados heridos. También esperan que la matriz pueda ayudar a que la piel de veteranos quemados pueda volver a crecer.
Como en cualquier otra tecnología en desarrollo hay muchas aspectos desconocidos. Se teme que el uso de la matriz estimule el crecimiento de células cancerosas. En todo caso, los médicos creen que dentro del llamado "polvo mágico" hay una descubrimiento médico sorprendente.