sábado, 28 de julio de 2007

"La laaa laaaaaa...", borrachos por el espacio

Michael Griffin, director de la NASA, estableció en febrero pasado un comité independiente para estudiar la asistencia médica del personal de misiones después de la detención de la astronauta Lisa Nowak, quien aparentemente hostigó e intentó secuestrar a una piloto de la Fuerza Aérea con la que se disputaba el amor de un astronauta.
El informe indica que, cuatro décadas y media después de su fundación, la NASA no cuenta con un procedimiento de evaluaciones psicológicas rutinarias a su personal. Aunque la agencia espacial usa rigurosos exámenes psicológicos para aceptar candidatos a astronautas, después de su contratación "no hay evaluaciones psicológicas periódicas", se apunta.
"No hay evaluaciones rutinarias de la salud de la conducta para detectar problemas comunes tales como depresión, ansiedad, estrés de las relaciones, consumo de drogas", precisa. El informe se refiere al menos a dos episodios en los cuales los directivos de la NASA permitieron que astronautas que estaban ebrios partieran en misiones espaciales, a pesar de las advertencias de los médicos y de sus compañeros de tripulación.
"Las entrevistas con médicos de misión y astronautas identificaron algunos episodios de uso fuerte de alcohol por parte de astronautas en el período inmediatamente previo a los vuelos, lo cual había causado preocupaciones sobre la seguridad de la misión", subraya el informe. "Sin embargo, se permitió que los individuos volaran. La certificación médica de los astronautas para las misiones no está estructurada para detectar tales episodios", expresa el documento.
Ellen Ochoa, la primera astronauta hispana que es ahora directora de operaciones de tripulación, ha dicho en conferencia de prensa que se trata de "casos aislados, que no reflejan lo que es el conjunto de los astronautas".
El comité no tiene información precisa acerca de cuándo ocurrieron los incidentes de los astronautas ebrios, cuyas identidades no se han facilitado. Estados Unidos ha enviado personas al espacio desde 1961.
El coronel Richard Bachman, director del Programa de Salud de Astronautas de la NASA, dice que "lo que nos preocupa no es cuándo ocurrieron, sino que sí existieron, y el hecho de que las advertencias de los médicos no se atendieran". Asimismo, el comité ha determinado que varios médicos de vuelo creen que los jefes de la NASA no han prestado mucha atención a las opiniones médicas sobre la aptitud de los astronautas para las misiones. "Hubo instancias en las cuales se identificaron problemas médicos o de conducta graves en los tripulantes y se informó de ello a los jefes, pero el consejo médico fue desestimado", señala el informe.
El trabajo se ha divulgado un día después de que la NASA informara del sabotaje en un ordenador que iba a ser instalado en el transbordador "Endeavour", cuyo lanzamiento está programado para este próximo 7 de agosto. Según portavoces de la agencia espacial, el daño se registró cuando el ordenador estaba en las instalaciones de un subcontratista y no en el Centro Espacial Kennedy, en la costa este de Florida, desde donde se efectuará el lanzamiento.