miércoles, 6 de abril de 2011

Descubre que su esposa ¡es un hombre!

Al marido (vista de lince al que no se le pasa una) se le puso la mosca tras la oreja y comenzó a sospechar cuando "ella" se negaba en rotundo una y otra vez a mantener relaciones sexuales con él -a pesar de dormir juntos en un apartamento de Yakarta (Indonesia)-: "me duele la cabeza", "tengo la regla"... Después, la esposa, que se llama Fransiska (¡qué bonito nombre!) según su tarjeta de identificación oficial, para acabar con tan ofensiva desconfianza ("¿cómo puedes dudar de mí, cariño?, me estás rompiendo el corazón") le presentó una declaración (falsa) en la que se certificaba que es una mujer. (¡Ah, bueno, si lo dice la ley!, pensó el lince).

Pero el rumor se extendió entonces entre los vecinos, que empezaron a tampoco tenerlo del todo clarito y amenazaron con desnudarla (¡panda de salidos!) para revelar su auténtico sexo hasta que finalmente "la" farsante se rindió y se entregó a la policía.

Fransiska ha sido acusado de fraude y falsificación documental, y de ser encontrado culpable de ambos delitos se enfrentará a una pena máxima de siete años de cárcel.

La pareja se conoció hace unos meses por la red social Facebook (tremendamente popular en Indonesia). La timadora contrató los servicios de dos actores para que se hicieran pasar por sus padres y obtuvo copias fraudulentas de todo el papeleo necesario para poder casarse como mujer.