domingo, 26 de junio de 2011

Cómo sobrevivir a un ataque zombie

Preparación 101: Apocalipsis ZombieUn Gobierno inteligente y que en verdad se preocupe por su ciudadanía debe estar preparado para poder reaccionar de manera satisfactoria ante cualquier situación de crisis que se origine. Y una parte importante de dicho éxito depende de los ciudadanos, de su comportamiento, de sus conocimientos sobre la supuesta catástrofe, de su reacción. Por eso el Gobierno de Estados Unidos dio a conocer no hace mucho una lista de consejos prácticos para poder sobrevivir, no a tsunamis ni grandes terremotos o erupciones que agrieten la tierra ni inundaciones, tampoco a atentados terroristas o hipotéticas pero cada vez más posibles explosiones nucleares, sino ¡a un ataque de muertos vivientes! Así que dejemos atrás las clásicas y obsoletas amenazas y preparémonos para resistir a lo que los yanquis consideran un problema futuro: una invasión de zombies. ¡Puedes reírte, pero cuando ocurra, estarás contento de haber leído esto!

No se explica si esta alarma se debe al resurgimiento del género cinematográfico de los zombies o si el gobierno norteamericano considera que alguno de sus posibles experimentos secretos pueda terminar provocando una catástrofe de tal calibre. Pero lo que es un hecho innegable es que lo que hasta ahora era propio del género ciencia-ficción ya se ve como un escenario posible y real. Y cuando el río suena… Y el primer paso para alertar a la población y que ésta sepa actuar correctamente a una invasión de este estilo lo ha dado la Agencia para la Seguridad y el Control de la Salud de Estados Unidos publicando una lista de consejos prácticos.

Uno de los responsables de esta agencia gubernamental, Ali Khan, afirma que la población debe estar preparada para cualquier tipo de emergencia, incluyendo también una invasión de muertos vivientes al más puro estilo George A. Romero. La lista en cuestión lleva el título de 'Preparación 101: Apocalipsis Zombie' y no se centra en cómo luchar o acabar con ellos sino en cómo sobrevivir a esta catástrofe al menos los dos primeros días hasta que se encontrase un campo de refugiados de humanos. Vamos, como en cualquier película del género que se precie.

Durante esos primeros días, cuando lo normal es que estés refugiado junto con tu familia en vuestra casa, sótano o desván, no pueden faltar a tu lado cosas como agua -se aconseja un litro diario por persona-, cuchillos, linternas con pilas, cinta adhesiva, un botiquín completo… ¡¡¡sábanas y ropa limpia!!! (Calzoncillos y bragas debe ser, sobre todo porque más de uno/a se habrá cagado patas abajo. No, esto no lo pone el informe. Pero, yo me cagaría... y en cada esquina, además.)

Otro de los consejos es preparar un plan de huida de la ciudad. Debes sentarte con tu familia y pensar un plan de emergencia. Esto incluye dónde deberíais ir y a quién deberíais llamar si los zombies empiezan a aparecer en tu puerta. El documento alerta de que tus movimientos deben ser rápidos y debes barajar más de una ruta por si acaso surge algún obstáculo en el plan original. Vamos, que igual la ruta establecida está a tope de muertos vivientes hambrientos. Y cuando un zombie tiene hambre nada les para hasta que obtienen comida, por ejemplo, tu cerebro.

En verdad, lo que la agencia ha ideado es una ingeniosa campaña como un toque de atención después de que las autoridades lamentaran la inmensa dificultad de que el público general prestara atención a los avisos para preparar los desastres más mundanos. Y parece que está dando resultado, pues todo esto se ha convertido en lo más leído de la web de la mencionada agencia.

Y es que casi todos los consejos que aporta la lista son de sobra conocidos y sirven para cualquier tipo de emergencia, desde atentados a inundaciones, por eso algunos pueden parecer algo raros o incluso graciosos si los aplicamos al tema de la invasión zombie: como llevar el carnet de conducir siempre contigo, tener sábanas limpias en tu escondite o un botiquín para curar los mordiscos de los muertos vivientes. Sin embargo, la novedad radica en que por primera vez se contemplan a los zombies como una amenaza futura y ya no solo de las salas de cine, y cosas más raras se han visto.

Nadie desea que tengamos que luchar contra nuestras madres tratando de devorarnos, pero pensar en prepararse para esta clase de imposibles escenarios de terror es tan bueno como cualquier otro método, estando así preparados para hacer frente a toda clase de desastres como huracanes, terremotos, pandemias o accidentes nucleares. Más cuando la vuelta a la normalidad en este supuesto zombie se alargará más de lo debido teniendo en cuenta que la mitad de la humanidad estará tratando de comerse a la otra media. Y encima ¡no habrá fútbol en la tele!